¿Cómo distinguir una sonrisa falsa de una verdadera?

Sonreír es un acto involuntario de nuestro cerebro en respuesta a una emoción positiva. Es un acto social tan común que lo vemos por todas partes, en la calle, en los negocios, en las publicidades, incluso algunos tienen suerte y la ven el en espejo, pero ¿Sabemos cómo distinguir una sonrisa sincera?

Aunque a veces no lo parezca sonreír forma parte del ser humano. Tanto es así que ocurre independientemente de la cultura. Incluso los niños que nacen ciegos sonríen, por lo tanto no es una acción aprendida. Sonreír es tan natural que los bebés a partir de los seis meses cuando miran rostros focalizan su visión en las zonas cercanas a la boca y los ojos, siendo capaces de distinguir sonrisas independientemente de la raza o incluso de la especie.

Toda esta evidencia nos muestra la sonrisa como un estímulo inevitable, que no podemos controlar. Sin embargo todos sabemos que la sonrisa se puede fingir, por lo cual sí que tenemos cierto control sobre ella. Pero aunque muchas a veces a primera vista una sonrisa real y una fingida sean muy parecidas, la realidad es que difieren en pequeños detalles observables así como en las regiones del cerebro encargadas de producirlas.

Guillaume Duchenne fue un médico francés que ya en el 1800 estudiaba cómo pequeñas descargas eléctricas producían la contracción de los músculos. Aplicando esta técnica a los diferentes músculos de la cara, fue capaz de describir la formación de una sonrisa auténtica e involuntaria frente a una voluntaria.

Más tarde, el psicólogo Paul Ekman, pionero en el estudio de las emociones y su expresión facial, retomó los estudios de Duchenne y denominó la sonrisa más auténtica como “La sonrisa de Duchenne”.

Esta sonrisa se caracteriza por la contracción de los músculos cigomático mayor y menor (situados en las mejillas), los cuales elevan la comisura de los labios; y el músculo orbicular de los ojos, que al contraerse eleva las mejillas y produce arrugas alrededor de los ojos. Por lo tanto las sonrisas sinceras se caracterizan por la simetría en los labios y las arrugas cerca de los ojos. Incluso conociendo las características de este tipo de sonrisa, es muy difícil producirla voluntariamente porque la sonrisa voluntaria nunca es simétrica, siempre se tuerce hacia el lado dominante según si uno es diestro o zurdo. image

La explicación a esta imposibilidad de realizarla de manera voluntaria tiene que ver con las áreas del cerebro involucradas en un tipo u otro. La sonrisa sincera es producto del impulso en los ganglios basales por respuesta del sistema límbico. Este sistema se encarga de la producción de emociones y es absolutamente involuntario. Una sonrisa voluntaria en cambio, responde a nuestra orden de sonreír y tiene su origen en la corteza motora, la misma que usamos para mover nuestro cuerpo. Mover el músculo orbicular del ojo es extremadamente complejo, por ello una sonrisa voluntaria se reconoce por la ausencia de esta contracción y, como vimos antes, por asimetría de los labios.

Ahora ya son capaces de distinguir entre sonrisas voluntarias e involuntarias, pueden ponerse a prueba con este test de reconocimiento de sonrisas. Si les interesa el tema también está la serie Lie to me (Miénteme) basada precisamente en los estudios de Ekman. Yo lo único que espero  es que mi jefe no esté leyendo este artículo 🙂 .

Autor: Santiago Salvatori

facebook_318-136394 Facebook instagram-androidInstagram twitter-androidTwitter


Fuentes:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s