La psicología de los supervivientes

En 1985 un Boeing 737 se preparaba para despegar del Aeropuerto de Manchester, pero un fuego se desata en su interior matando a 54 personas en el acto. Las 80 personas restantes lograron sobrevivir, pero luego de atravesar el avión en llamas, respirar el dióxido de carbono y superar momentos de grande ansiedad e histeria. El desconcierto era tan grande que a muchos se les decía que se quedaran en sus asientos en lugar de escapar de las llamas.

El equipo de psicólogos que atendió a los supervivientes informó que, tras su rescate, algunas de estas personas se sentían obligadas a hablar de lo ocurrido, posiblemente como un mecanismo de defensa.

Otros buscaban un chivo expiatorio, alguien a quien culpar por el accidente. Estos últimos desarrollaron actitudes paranoides, específicamente hacia aquellos que en el momento del accidente les sugerían permanecer en sus asientos. Las actitudes paranoides se caracterizan por una excesiva falta de confianza en los demás. Una constante sospecha que alguien quiere hacerle daño y una exageración de las circunstancias, viendo amenazas y peligros por todos lados.

Un tercer grupo de los supervivientes desarrollo lo que se conoce como la culpa del superviviente. Este tipo de culpa es característico en grandes tragedias, y esta compuesta por:

  • Culpa por sobrevivir mientras muchos otros murieron.
  • Culpa por las cosas que no lograron hacer para evitar la catástrofe.
  • Culpa por las cosas que tuvieron que hacer para sobrevivir, como por ejemplo tener que pasar por encima de los cuerpos de otras personas.

Los sujetos afectados por la culpa del superviviente generalmente quieren evitar pensar en la catástrofe y no quieren que se les recuerde lo que realmente sucedió.

0_wtymmzxc
En 1999, otro estudio se ocupó de la salud de 15 superviventes de un accidente aéreo, centrándose específicamente en la sensación de control durante el accidente.

Una de nuestras necesidades innatas es la de sentir que controlamos el entorno. Sin esa sensación de seguridad, si no nos sentimos al mando de nuestro destino, cualquier cosa nos va a parecer una amenaza.

Los resultados indicaron que los miembros de la tripulación superviviente que sintieron que tenían control sobre los eventos que incluso podrían haber causado el accidente sufrían menos estrés, al igual que los pasajero que sintieron que controlaban sus actos o sus palabras en el momento del accidente.

El modo en que se hace frente a las situaciones estresantes es crucial en la formación del trauma. Si los supervivientes ponen énfasis en el terror y la pérdida de control, es probable que la culpa y los sentimientos de ansiedad predominen. Si, por el contrario, se centran en que sobrevivieron y en su resiliencia, la situación estresante puede servirles para empoderarlos, para que se sientan mas capaces de afrontar los desafíos de la vida.


Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s